Las mayores sorpresas llegan cuando nadie las espera, y la inteligencia artificial cumple con todos los requisitos para cambiar de forma rápida y radical el mundo en que vivimos.

Si bien todavía no llegamos a percibir los increíbles avances en la materia, en los últimos años hemos visto como los progresos en inteligencia artificial han ido invadiendo nuestro día a día, desde los coches autónomos, pasando por los sistemas de reconocimiento de voz, hasta robots, como el curiosity que analizan de forma independiente el suelo de marte y por supuesto los mecanismos de algunos drones.

De todas formas, los mayores avances no los vemos, ya que solo se pueden encontrar en laboratorios de alta tecnología donde se está experimentado con la inteligencia artificial en base a sistemas de redes neuronales como las de nuestro propio cerebro.
Tecnologías tan increíbles que superan los límites de la ciencia ficción.

Existen infinidad de definiciones unas más extensas y complicadas que otras, pero podemos decir se forma sencilla que la inteligencia artificial es la capacidad que tienen algunas máquinas o robots de comportarse de forma inteligente y tomando decisiones lógicas siempre acompañado de un humano.
Son tan extensos los usos de la inteligencia artificial que el único límite que encontramos hasta ahora, es nuestra propia imaginación.
Por ejemplo, en la rama de la medicina, en un futuro no tan lejano, podremos tener corriendo por nuestras venas nanobots, dispositivos del tamaño de nuestros glóbulos rojos, que nos ayudarán a estar sanos desde nuestro interior detectando cualquier tipo de enfermedad. Y si lo anterior parece muy futurista, cabe mencionar que se han hecho ensayos clínicos en ratones con nanobots para curar la diabetes de tipo uno.

En el campo de la informática, los súper ordenadores, son los mejores corredores de bolsa con el denominado trading de alta frecuencia, ya que pueden predecir las fluctuaciones de los mercados y ganas millones en milésimas de segundo, pero no solo eso, sino que, a su vez, son capaces de generar esas mismas fluctuaciones.
También, se puede decir que la inteligencia artificial y la robótica, van de la mano, si hacemos una analogía entre una y otra, sería como hablar de mente y cuerpo. Drones, robots industriales, nanobots y hasta aspiradoras inteligentes, son algunos de los ejemplos.

Por otra parte, cabe mencionar que uno de los mayores riesgos de la inteligencia artificial y la robótica, es la pérdida de empleos, ya que, en los últimos años, ha existido una tendencia de estandarización, en la cual, millones de personas han sido sustituidas por máquinas y robots.
Cabe mencionar, que Stephen Hawking, un verdadero experto en la materia, nos ha advertido sobre los peligros asociados con la inteligencia artificial, el riesgo de que algo peligrosamente serio suceda está en un plazo de 5 años, 10 máximo. Y es que, uno de los peligros más grandes de esta inteligencia, es que se escape a internet y pueda controlar a las redes informáticas más grandes del mundo, ya sea para destruirnos o para manipularnos, por medio del conocimiento o la estrategia. Asimismo, podría ser tan grande el avance tecnológico que en un futuro los robots y la innovación de estas tecnologías, nos superen en todos los sentidos, dejando al humano como un ser obsoleto.
Por lo anterior, es necesario hacerse un par de preguntas ¿Es inevitable que esta inteligencia llegue a internet? … Si. ¿Inevitable que genere caos?, no.