El gobierno mexicano a nivel estatal y federal, así como otros de la región, se posicionan como el principal cliente de la tecnológica Red Hat en soluciones y servicios de open source o código abierto, así lo reveló Paulo Bonucci, VP de la compañía en Latinoamérica.

Bonucci explica que el sector gobierno representa entre el 30 y 33% del negocio de Red Hat en la región. Industrias como la de banca y telecomunicaciones tienen un peso de 25-28% y 20%, respectivamente.

“La participación del gobierno es más amplia que en otros lugares de otras regiones por temas de salud, educación y en temas de exploración de petróleo por ejemplo. Les resulta más rápido, escalable y más barato”; dice el ejecutivo sobre la adopción de soluciones open source en la región.

En este sentido, México ya cuenta con varios casos de éxito en la aplicación de código abierto por parte de gobiernos. El más reciente es el del gobierno de Jalisco, que fue reconocido en el Red Hat Summit.

El premio a la Optimización de Aplicaciones que obtuvo el gobierno de Jalisco, a través de la Secretaría de Planeación, Administración y Finanzas (SEPAF), reconoce a la entidad como una organización que utiliza de manera más eficiente las metodologías ágiles y el código abierto empresarial para lograr un desempeño superior al tiempo de crear, mantener e implementar aplicaciones exitosas.

“Red Hat aportó mucho valor a las aplicaciones de la secretaría del gobierno de Jalisco. Tuvo un impacto en las filas y en el tiempo de atención hacia los ciudadanos. Se redujo de días a horas. En la demandas online se redujo a solo minutos. Se aplicó para la atención de salud, información fiscal y una gran cantidad de cosas se modernización en un espacio de tiempo corto”, agrega Bonucci.

Otros clientes con los que ha trabajado Red Hat son la Secretaría de Desarrollo Social a nivel federal y el Instituto de la Función Registral del Estado de México.